EIDF, Solarprofit y HolaLuz están al borde del concurso de acreedores

EIDF pierde un 50% en bolsa desde el 8 de abril y sus resultados empresariales de 2023 han encendido todas las alarmas al multiplicar por ocho sus pérdidas. En el caso de Holaluz, la comercializadora ha presentado unas pérdidas de 26 millones tras registrar una caída del Ebitda del 92%. En cuanto a SolarProfit, la compañia ya ha solicitado el pre-concurso por las elevadas tensiones de liquidez que afectan seriamente al cumplimiento de los plazos de pago.

HolaLuz y SolarProfit suspendidas en bolsa

La compañía catalana ha presentado sus cuentas de 2023 en el registro de BME con unas pérdidas netas de 26,6 millones, cinco veces más que las registradas en 2022. En el caso de SolarProfit, acaba de anunciar un ERE para despedir el 90% de la plantilla, unos 405 de sus 450 trabajadores, ha hecho oficia que inicia la apertura de negociaciones con los acreedores para alcanzar un plan de reestructuración. Ambas empresas han dejado de cotizar en el BME Growth.

EiDF acaricia el concurso de acreedores

La compañía presidida por Fernando Romero Martínez y pilotada en bolsa por su hermano Óscar Antonio Romero Martínez, registró unas pérdidas de 31,958 millones de euros en el ejercicio 2023, lo que supone casi multiplicar por ocho los ‘números rojos’ de 4,036 millones de euros del año anterior. Además, vuelve a chocar con su auditor, PwC, que incluye salvedades en sus cuentas. Este último aspecto, las pegas de PwC, son especialmente relevantes en este caso, debido a los antecedentes. En 2023 las acciones de EiDF Solarestuvieron suspendidas durante cuatro meses cuando el regulador, la CNMV, le abrió una investigación por posibles irregularidades contables. La compañía reaccionó con una restructuración y una promesa de unas cuentas más transparentes pero PwC advierte en los documentos publicados hoy que tiene dudas sobre la exactitud de los balances de 2023.

A su presidente Fernando Romero Martínez la fiscalía le atribuyó seis delitos contables y uno de falsedad, pidiendo una condena de más de treinta meses de prisión.

Esa polémica se saldó con un despelome del valor de las acciones cuando volvió al parqué, pasaron aproximadamente de casi 30 euros a unos 3,5. A lo largo de 2024 los títulos se habían ido recuperando, hasta un máximo de 12 euros en abril pero en las últimas jornadas han perdido un 50% de valor.

«Debido a la relevancia de las incidencias detectadas a la fecha de nuestra opinión, no nos es posible asegurar totalmente que no pudieran surgir otras cuestiones no identificadas que, en su caso, pudieran suponer otros posibles errores y/o contingencias no recogidas en las cuentas anuales consolidadas adjuntas», señaló ahora PwC.

Según el detalle de las cuentas presentadas, EIDF tiene dificultad para atender a pagos a proveedores y acreedores.

– Disminución del crédito disponible.

– Incumplimiento de ratios ligados a deudas.

– Necesidad de la puesta en venta de activos para poder obtener liquidez.

Con esta situación EIDF está abocada al concurso de acreedores además teniendo en cuenta que el auditor ha aflorado unas pérdidas adicionales de 9,4 millones por un juicio y activos por impuestos diferidos

 

Scroll al inicio